viernes, 10 de marzo de 2017

SEMBRAR TOMATES



así es como haré de ti una hortaliza

espécimen perfecto
a punto para mi glotonería

sabrosa pulpa casera
fruto manso dispuesto en plato tibio

sepultadas en el humus ambiguo de las horas domésticas
las raíces montunas
mutarán alas salvajes en bocado inofensivo 

el corazón de puma
los colmillos insaciables

y al final, con el vino selecto

la simiente de dios
sobre fuente de plata en dulce

roja

prolongada

sobremesa


Silvia Piccoli – Marzo 2017

viernes, 6 de enero de 2017

NOCHE DE REYES


Muchos dirán que he sido mala
y los Magos no rondarán
por la noche mis zapatos

Serán los que no ven los dones
más que con la miope mezquindad
de lo mundano

Mas
yo habito una piel de apenas medio siglo
que floreció de pronto
debajo de una manos

y un par de montes que escalan
con premura
dedos, lengua, dientes, labios

Un llano secreto y peligroso
travesía sin límite ni exilio
La sangre de vino y miel
y en la voz
una paloma

Que he sido mala
-que lo digan

Que lo cuenten a mis hijos

Lapiden mi nombre
hasta la desmemoria
Escriban por las paredes mis agravios

Yo recibí los dones
una mañana fresca antes del verano
un reino secreto e invisible para los ojos bastos

Un amar sin cadenas
vértigos de apocalipsis

Bastión de eternidad
Senda incierta en el espacio


SILVIA PICCOLI – 6 enero 2017

viernes, 30 de septiembre de 2016

PERSECUCIÓN



sucede que has estado
buscándome

dejando indicios en las ramas
semillas por los senderos
pétalos entre las rocas
nubes de oro en la arena
besos en los ventanales

sucede que señales de tus ojos
y llamadas de tu aliento
me rondan
el sueño y las ausencias

sucede que he huido
como siempre que me acosa
tu deseo

que he corrido
a tapar los intersticios
por los que pueda entrar tu monte abierto

no puedo
sostener
la pesadumbre

de ser y de no ser al unísono
para siempre

y no ser
al fin
más que un instante



Silvia Piccoli – 12 septiembre 2014

viernes, 26 de agosto de 2016

&&&

Con la misma aguja
me has cosido a los ojos
las hojas secas
y las sales de tu olvido

ay amor,
perverso amor

Nicho de luciérnagas
flores amarillas
helada ciudad desierta
por tus calles
languidece prolijo
el atavío fantasmal
de mi soledad
Desnuda

Silvia Piccoli - 26 agosto 2016

sábado, 13 de agosto de 2016

LA BELLA Y LA OTRA

Yo no.
No vengo de los lobos ni de los cementerios.
Cuenta la leyenda
que vengo
de un lugar donde me coronaron antes de nacida
y las hadas me dieron este encanto y un destino de cuento.
Que nada me roza si no es con pétalos y plumas
y que un día llegará azul
un Caballero
que me hará Señora.

Yo sé que vengo de ese paraíso
a este otro
mundo de todas las quimeras.

Nadie podrá decirme algo diferente
ni perturbar con engaños
mi designio”.

-proclamaba la Bella que había
dormido
por cien años
ante la muchacha frágil cubierta con vergüenzas
que recogía las cenizas del fogón
de los espejos



Silvia Piccoli – 28 julio 2016

sábado, 30 de julio de 2016

CANCIÓN de guerra


otros mueren

yo
me convierto en polvo
en ceniza y viento que arrastra humos negros
apocalipsis
premonición aciaga

otros mueren

yo
me desintegro
me deslío en lágrimas infértiles de madres
en jirones de banderas
en las huellas blancas
en las fotos quemadas entre escombros

otros mueren
yo
me vivo en represalia
para monstruos
líderes y vampiros
que no pueblan sueños

niños van
inventando la metralla con piedras y canciones
heredadas
tras un muro

mueren

mueren

mueren
y otros nacen

y yo
no muero



Silvia Piccoli – 30 julio 2016
Imagen: Mohammad Zaatari

jueves, 28 de julio de 2016

A UN PAISAJE DE ESPEJOS

(por ahí de Salavina)

Nunca supe por qué
mi corazón se suspende en tu ucronía,
mudo Paisaje de Sal
alucina la inhóspita llanura mis ojos de ciudad
y calla el pensamiento ante la muerte ronca
que desgarra jirones de viento en las espinas
rastrean veloces espejismos tornasoles
y un rojo brote o amarillo
engaña de fértil ilusión de amaneceres
o jardines nuevos

no. nunca supe
por qué la voz eterna de los salitrales
la huida de la sombra
el fulgor despiadado bajo las raíces verticales
los sin nido
atraviesan mi alma de atávicas llamadas y
estaquean
al desnudo mis huesos ajenos

nunca
hasta encontrar el reverbero del mundo campesino
en el acróstico desordenado de un nombre que amo
y late
en el atabal montuno
de esta tierra
seca

Silvia Piccoli – Julio 2016
Imagen: Nuevo Jardín, departamento Salavina. Junio 2016
(Silvia Piccoli)